¿Para irte al cielo? Ja.
¿Cuánto has luchado hoy?. ¿Cuántas veces has visto al tipo de la esquina pidiendo dinero, y te vale madres? Eso no es catolicismo. ¿Cuántas veces has visto a tus amigos drogarse y te vale?. ¿Cuántas veces te has acostumbrado a sentarte en tu casa mientras tu familia se desmorona?.

Ser católico no es imponer tu creencia en otro. Es abrazar en tu creencia al otro. Es entender que le debes tu vida al otro, entender que vas a servir al albañil de enfrente de tu casa. Perdonar al narco. Hablar con la señora del aseo y darle un beso de buenos días.    Hablarle a la gente por su nombre, no por su cargo. ¿Y ya no es tan fácil verdad?
Ser católico no es seguir un rito y pensar que con eso te ‘ganaste’ el cielo. Es mancharse con el lodo que tanto asco te da.

No seas católico para ganarte el cielo. Ser católico es convertir tu espacio personal en el cielo para los demás. En tolerancia. En respeto. En felicidad. No puedes pasarte la vida pensando que todo lo haces para un Dios al que te arrodillas en las misas, pero al que le escupes cuando insultas a otro ser humano. Cuando criticas. Cuando juzgas. Cuando te crees superior.

No seas católico para cuidar tu vida, desgástala en amor a los demás. Cánsate de amar, cánsate de perdonar, cánsate de dar segundas, terceras y cuartas oportunidades, cánsate de confiar en los demás. Y ese día que te canses, pregúntate a ti mismo si ya te cansaste más que un tipo que hace dos mil años arrastró una cruz, fue humillado, golpeado y clavado en una cruz desnudo. Y todo, injustamente.

¿A qué le tiras en tu vida siendo católico?. ¿Hablar bonito con los demás pero ser un asco de persona en tu casa? ¿A juzgar lo que está bien y mal en el mundo?. Quieres caminar sobre las aguas antes de ser capaz de regalarle un dulce al niño que trabaja en el semáforo.

¿A qué le tiras cuando vas a misa? Con la hueva más grande que has sentido. Criticando al padre. Criticando a la gente que da limosna. Criticando al tipo de enfrente y al de atrás por que no se arrodilló cuando tenía que hacerlo. ¿A eso le tiras?

Pero no te deprimas, por que a eso le tiramos todos. Por que tal vez te juzgas más duro de lo que Dios te juzga. Tal vez no has entendido toda la idea de que le rezas a un ‘padre’, no a un ‘señor’ que ni conoces. Tal vez no has entendido que si tú eres capaz de perdonar a tus hijos, ¿qué tanto más te va a perdonar el padre que conoce tanto tu corazón?

Hoy es viernes y te invito a que seas por un día, lo más católico que puedas. En donde estés. En el gimnasio, en el bar, en el antro, en el face, en el prostíbulo o en la sala de tu casa. Guarda 5 pesos para el tipo que te cuido el carro y pregúntale su nombre. Dale la mano al cadenero de la entrada. Invítale una cerveza al mesero. Cuéntale un chiste al gasolinero. Has lo que quieras, pero no te olvides que tu catolicismo no es 1 hora a la semana, por que así tengas 10 o 70 años, si sigues siendo capaz de despreciar a los demás, no has sido católico ni un día de tu vida.

Si sueñas con un mundo mejor no eres católico. El católico lucha por un mundo mejor.

Por que al final, te vuelvo a preguntar ¿para qué eres católico?
Si puedes hacer feliz a otra persona, sea quien sea, tal vez ya respondiste tu pregunta.

catolicos

Anuncios